Tecnologia Panorama: il banco gelateria a pozzetti che diventa una vetrina gelato.
 

Compasso d'oro 2014

IFI GANA EL XXIII COMPASSO D’ORO CON BELLEVUE PANORAMA

Diseño de Marc Sadler + Depart. I+D IFI

En cine se llama ÓSCAR, en ciencias NÓBEL, en diseño COMPASSO D’ORO.

Instituido en 1954 a partir de una idea de Gio Ponti, el Compasso d’Oro es el premio más antiguo y con más autoridad de diseño en el mundo y se entrega cada 3 años por ADI (Asociación para el Diseño Industrial). Además del enorme prestigio del reconocimiento, ganar el Compasso d’Oro significa entrar a formar parte de la Colección Histórica del Premio Compasso d’Oro ADI, declarada «Bien de interés nacional».

En 2014, IFI es la primera empresa que gana el Premio con una vitrina para gelato y, en el proceso de innovación e investigación que la caracteriza como marca de referencia en el sector, ya obtuvo una mención Compasso d’Oro con la vitrina para gelato Tonda en 2008, además de distintas selecciones en los anuarios de ADI Design Index.

IL COMPASSO D’ORO
Ver vídeo
IFI y el diseño

Según el Presidente de IFI, Gianfranco Tonti: «Recibir el máximo reconocimiento en el campo del diseño es una gran satisfacción y un testimonio para las empresas que, con pasión y sacrificio, tienen la intención de continuar trabajando y dando trabajo en Italia, una ocasión para volver a lanzar el mensaje de que mirar al mañana significa transmitir nuevos lenguajes, nuevas ideas, nuevos enfoques. IFI se dedica desde siempre a la cultura de la innovación, y hoy cuenta con un Departamento de Investigación y Desarrollo con más de treinta profesionales internos que trabajan, codo con codo, con diseñadores industriales establecidos y emergentes, y que colaboran con los institutos de formación de diseño, abriendo las puertas a sus estudiantes. Para nuestra filosofía y nuestra visión, el Compasso d’Oro es la meta más ansiada, una medalla que todos, en IFI, pueden apuntarse con mérito y orgullo. Al mismo tiempo, se entiende como una responsabilidad y un nuevo punto de partida, porque, como debe ser, nos impone el deseo de que se nos honre en el futuro por nuestra innovación».